CUATRO PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS ANTES DE COMPRAR UN TRÍPODE

CUATRO PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS ANTES DE COMPRAR UN TRÍPODE

Unos de los primeros accesorios que solemos comprar cuando nos introducimos en el mundo fotográfico es el trípode. En este artículo hablaremos de las dudas más comunes al momento de comprar uno y que tipo es recomendable comprar.

Primer pregunta: ¿En qué momentos necesitamos un trípode?

Cuando nos iniciamos en este hobby vamos comprando un montón de accesorios o “juguetes” para complementar nuestro equipo pero cuando salimos a “fotear” nos encontramos que no podemos llevarnos todo ese equipo que hemos adquirido, esto se aplica principalmente cuando tenemos un trípode ya que por su tamaño muchas veces se torna incómodo su traslado, entonces conviene preguntarnos para qué necesitamos un trípode.

Para poder responder esta pregunta, a continuación dejo un listado con las situaciones en las que vamos a necesitar de un trípode indefectiblemente:

  • Cuando tomamos fotos de larga exposición.
  • Cuando hacemos fotos en HDR donde tomamos fotos con distintas exposiciones para procesarlas en una de alto contenido dinámico.
  • En situaciones de poca luz, si tomamos fotos sin flash.
  • Cuando sacamos Autoretratos y fotos grupales donde nos incluimos o “tenemos que salir todos”.
  • Para montajes fotográficos que hagamos posteriormente en Photoshop y empleemos distintas fotos como capas, etc.
  • En proyectos de vídeo como el Time-lapse, el Stop-motion, etc.

Segunda pregunta: ¿Qué características debe tener un buen trípode?

Mas allá de los distintos modelos que existen en el mercado y para las distintas situaciones que se nos presentan veamos las características básicas que siempre deben tener:

  • Estable.
  • Sólido.
  • No muy pesado (hay que tener en cuenta que el hecho que sea liviano no haga que se pierda estabilidad).
  • Que soporte el peso de la cámara más los objetivos que tenemos.
  • Que posea una buena rótula. Esta es donde colocaremos la cámara, y la parte responsable del movimiento horizontal y vertical, de la inclinación de la cámara y de su rotación.
  • Que la rótula posea una platina de enganche rápido. Si bien no es imprescindible la verdad es que es muy práctico a la hora estar armando y desarmando el equipo.

Tercer pregunta: ¿Liviano o estable?

Como indicara en la pregunta anterior una cuestión es el peso del trípode. En el mercado podemos encontrar trípodes ligeros y otros pesados. Los primeros (generalmente de aluminio) son cómodos de llevar pero muy poco estables. Los segundos son muy estables ya que no se mueven aunque sople un viento fuerte, pero tienen la desventaja de ser un poco pesados o voluminosos a la hora de viajar. No obstante, para los que tengan una moneda existen los fabricados en fibra de carbono que si bien son muy livianos son mucho más estables que los de aluminio, a esto debemos sumarle que algunos traen un gancho en la columna central donde podemos enganchar un contrapeso para ganar estabilidad.

Cuarta pregunta: ¿Qué tipo de trípodes hay y para que se utilizan?

Básicamente podemos distinguir tres clases de trípodes:

 

imagen de un tripode tradicionalTrípodes tradicionales: en este grupo incluimos aquéllos que tienen rotulas intercambiables o fijas, los de aluminio, fibra de carbono, o aleaciones, es decir los trípodes clásicos.

 

 

imagen de un tripode de mesaTrípodes de mesa: son pequeños y livianos normalmente miden cerca de 30 cm y para su utilización deben ser apoyados en alguna superficie que le de altura.

 

 

 

imagen de un gorillapodTrípodes tipo gorillapod: son parecidos a los de mesa en su tamaño y peso pero se diferencian de ellos en el hecho que sus patas son flexibles gracias a unas pequeñas bolillas que poseen y permiten sujetarlos en postes y otras superficies siendo muy prácticos en viajes.

 

imagen de un monopieMonopié: si bien no son realmente trípodes ya que poseen una sola pata de apoyo, son muy cómodos para salidas con largas caminatas y para tomar fotos como museos donde se prohíbe el uso de trípodes (ya que técnicamente no lo son).

 

Hernán Manuel Villa